Contando cuentos, Educación Infantil, Educación Primaria

¿Te atreves a contar un cuento?

¡Hola a todos! Bienvenidos a mi blog. Me gustaría dedicar esta primera entrada a tratar la importancia de los cuentos en el ámbito educativo y la necesidad que existe de profundizar más en ellos dentro de las aulas.

¿Te atreves a contar un cuento? Supongo que estarás extrañado con esta pregunta y pensarás: pero si no tiene complicación alguna, ¿quién no se va a atrever a contar un cuento? Pues bien, espero que esta entrada y todas las siguientes cambien tu forma de entender los cuentos pero mantengan siempre tus ganas y valentía de contarlos.

Imagen extraída de esta página

En mi etapa escolar, la mayoría de mis maestros y maestras dedicaban parte de la jornada a contarnos cuentos, y todavía siguen haciéndolo. En Educación Infantil, la lectura de cuentos está enfocada a captar la atención de los alumnos y desarrollar su imaginación. En Educación Primaria, aunque esta lectura disminuye conforme avanzan los cursos, su principal objetivo es desarrollar la expresión y comprensión oral y escrita del alumnado. No cabe duda que esta forma de trabajar los cuentos es muy acertada. Sin embargo, ¿por qué no utilizar los cuentos para el aprendizaje de otras muchas áreas?

Durante mi período de prácticas, he vivido diferentes experiencias que han despertado en mí este interés por el mundo de los cuentos infantiles en la educación. Entre ellas, hubo una experiencia concreta que me hizo verdaderamente reflexionar sobre la forma de trabajarlos con los niños. Os la cuento a continuación.

Un día cualquiera, los padres de una niña de mi clase vinieron a contar un cuento. Este se llamaba El país de las formas geométricas. Los niños estaban muy entusiasmados y se mostraron muy atentos durante la lectura. Tras ello, en la asamblea, se comentaron las ideas del cuento, sus impresiones y los sentimientos que les había generado. Hasta aquí todo me pareció muy normal. Se había leído un cuento y los niños habían trabajado la atención, imaginación y comprensión oral. Sin embargo, aquí no acabó todo.

En esos días se estaba trabajando en clase los colores y las figuras geométricas más simples (triángulo, círculo, cuadrado y rectángulo). Por ello, se aprovechó esta ocasión para realizar un taller con los niños en el que tenían que crear sus propias formas geométricas uniendo palillos y plastilina.

Los niños estaban muy emocionados y se implicaron al máximo durante toda la actividad. De esta forma, el cuento sirvió para reforzar el aprendizaje de las figuras geométricas. Esta dinámica me demostró que es esencial que los niños actúen, experimenten y aprendan de su propia experiencia. Así, lograremos que alcancen un aprendizaje significativo.

Nuestra labor como maestros es proporcionarles diferentes tareas y dinámicas en las que “aprendan haciendo”. Y ahora, ¿te atreves a contar un cuento?

2 comentarios en “¿Te atreves a contar un cuento?”

Responder a anacallejas1 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s